domingo, 27 de junio de 2010

Transcurso.

Hace mucho tiempo, alzaba la vista y vislumbraba un horizonte infinito.
Hace mucho tiempo, se tumbaba en el suelo y disfrutaba de la visión nocturna del cielo, que le otorgaba unas perfectas estrellas, dispuestas de tal manera que hacía que hacía que su imaginación fluyese como el aire sobre todas las cosas.
Hace mucho tiempo, se mantenía en pie, con el viento zarandeando su cuerpo, al borde de los más escarpados acantilados que daban al más salvaje mar. Respiraba libertad y enfrentaba su coraje a la fuerza de las olas.
Hace mucho tiempo, corría por verdes praderas enfrentando su sangre contra la sangre de otro ser. De la tierra se alimentaba y en la tierra moría. Conocía el ciclo, y estaba dispuesto a cumplirlo.
Hoy, si alza la vista solo logra ver piedra.
Hoy no se tumba en el suelo. Ya no ve, ni puede ver, las estrellas. Su imaginación ha muerto.
Hoy no respira libertad, ni necesita enfrentarse a la naturaleza.
Hoy casi no quedan verdes praderas. No hay ciclo que cumplir. No hay nada que esté dispuesto a cumplir.
Hoy solo le queda lo único que se ha mantenido invariable desde hace tanto tiempo. Hoy solo le queda la certeza de que, en algún momento, su alma abandonará su cuerpo. Y aún así, hoy aun prefiere pensar, o no hacerlo, que ese momento nunca llegará.

jueves, 24 de junio de 2010

Como habréis notado, el diseño del blog ha cambiado. Ademas, he integrado un sistema de votación para las entradas e iconos para compartir en las principales redes sociales. Y ya no hace falta editar editar el formato de los textos ni la tipografía. Eso si, no olvidéis justificar los textos a quienes os entre el apetito de escribir de nuevo.