miércoles, 4 de mayo de 2011

Escena XVII: El entierro

Escenas publicadas de La flor de pétalos dorados

Escena I: El buscador
Escena II: El Viajero onírico
Escena III: La flor
Escena IV: Interludio
Escena V: Alquimia
Escena VI: Historias
Escena VII: Razones
Escena VIII: Atracción
Escena IX: Alianza fatal
Escena X: Tulipán
Escena XI: El hombre de la arena
Escena XII: El acuerdo de la priva
Escena XIII: Por la puerta de atrás
Escena XIV: Noche de Pasión
Escena XV: Advertencia y periplo
Escena XVI: Protectores
Escena XVII: El entierro


El Viajero Onírico observaba recostado sobre un árbol (y jugueteando entre sus dedos con la llave del muerto) el ingenio mecánico que había elaborado su compañero en apenas unos minutos: pasó una cuerda de cáñamo por las ramas más fuertes de un árbol, creando un rudimentario sistema de poleas; del que por uno de sus extremos colgaba el cadáver desnudo del joven sectario.
-"La gente tiende a mirar hacia abajo, no hacia arriba." -dijo imitando su voz además de sus palabras-. Buscador, piensas como un auténtico asesino.
El hombre del sombrero emplumado le dedicó una mirada fulminante y comenzó a tirar de la cuerda. Como reacción, el Viajero se incorporó de forma carambolista y se dirigió hacia él para colaborar en el "entierro". En breves minutos llegó el momento en que hacer el último esfuerzo para subir el cuerpo a la altura de las ramas.
-Sujeta fuerte la cuerda.
El asesino trepó sin esfuerzo apenas por el árbol hasta llegar a la copa. Allí en lo alto colocó el cuerpo sobre dos ramas y esparció algunas hojas que se pegaron al cuerpo gracias a la función adhesiva de la sangre semicoagulada. Eliminaron cualquier señal de combate en la zona y se marcharon.

* * * * *

-Tenemos un disfraz de sectario y una llave que nos da acceso a su concilio de chalados... ¿Buscador, piensas lo mismo que yo?
-Estoy pensando en muchas cosas, pero sí, te entiendo.

3 comentarios:

Doro dijo...

Pues si que se nota esto de llevarse más de un jodido año sin escribir.

juan dijo...

Dios mio!!! esta vivo!!!! VIVO!!!!

Doro dijo...

Si tío. La verdad es que me ha dado pena ver esto tan apagado. Y después de ver a Oda escribir aquí él sólo como un loco romántico me he lanzado a la piscina; esperemos que dure.