miércoles, 4 de mayo de 2011

Escena XVIII: El Tulipán Escarlata

El sol teñía de tonos naranjas el valle en el que se encontraba Villatorres. Los jinetes se acercaban con el alba a sus espaldas, dejando que los caballos descansasen, pero sin dejarlos parar.
- Villatorres, Buscador. Nuestra primera parada aceptable en nuestro camino hacia Treasvigg. Espero que se hayan olvidado de mí.
- ¿Estuvísteis ya aquí, bufón?
- ¿De nuevo con la tontería de los nombres? - el Viajero dio un profundo suspiro y rió en tono burlesco - Si. Tuve la desdicha de parar aquí hará cosa de un año. ¿Recordáis aquella historia que os conté sobre la hija de aquel granjero? Si, aquella chica llamada... ¿Giulia, quizás?
- ¿Un nombre característico del sur? ¿Tan al norte? No, no lo creo. De cualquier manera, Viajero, no sigáis por ahí. Preferiría no recordar ninguna de vuestras aventuras... y aun así lo hago.
El viajero volvió a reír.
- Creo que os conviene saber algo de la ciudad antes de adentraros en ella, Buscador. Villatorres tiene una historia larga. Y siniestra, pero bueno, seguramente para vos eso solo sean nimiedades. El caso es que Villatorres antes era un pequeño fuerte con cuatro torres que aun hoy se conservan. Después de no sé que guerra, el fuerte desapareció y se convirtió en lo que hoy ves ante ti. Actualmente lo regenta el señor Marcel duVilage, un antiquísimo, y con antiquísimo quiero decir viejo, noble de algún territorio importante de aun más al norte, al cual han mandado aquí.
Tras un largo monólogo del Viajero sobre todo lo que este sabía de la ciudad, los jinetes llegaron a ella y la vieron despertar. Los mercaderes abrían sus negocios a lo largo de la calle principal, que desembocaba en una plaza de un tamaño considerable, en cuyo centro se alzaba una de las torres que albergaban la totalidad del poder en el territorio urbano. Los trabajadores se dirigían ya a sus puestos de trabajo, e incluso algún que otro niño se atrevía a corretear por las calles.
Los jinetes atravesaron en su totalidad la calle principal y llegaron por fin a la plaza, donde había una posada con establos. Amarraron los caballos y entraron al establecimiento, en el cual el Viajero fue recibido por un fortísimo grito de júbilo.
- ¡Me cago en mi puta vida! ¡Pero si eres tú, maldito rufián!
- ¡Josep, amico! ¡Alabados sean los ojos!
Y comenzó la conversación entre el tabernero y el estafador. Mientras tanto, Buscador, con la mano en el pomo de su estoque, se dejó recostar sobre una pared y oteó todo lo bien que sabía la totalidad de la posada. Doce mesas distribuidas de forma caótica con al menos cuarenta sillas. De todas las mesas, solo dos estaban ocupadas. Una de ellas por dos mozas que supuso familiares del dueño, por sus vestiduras y por su proximidad a la barra. La otra mesa estaba ocupada por un único hombre. Nervioso y que no dejaba de mirar al Viajero, que seguía hablando alegremente con el hombre de detrás de la barra. Las escaleras: vacías.
Tiempo después el Viajero lo llamó con la mano desde una mesa, donde ambos tomaron asiento.
- Al parecer, estaba equivocado. Hay gente del sur en estas tierras, Viajero.
- Josep es único. Por lo pronto, nos invita a desayunar y a dos noches.
- ¿Dos noches? Eso nos retrasará en nuestro viaje. ¿Por qué no le dijiste que solo una?
- Porque pedí más información. Precisamente, sobre el hombre que nos atacó. Tranquilo, Josep es de fiar.
- ¿Y qué te ha dicho?
- No mucho. Recuerda haber dado alojamiento a tres hombres vestidos como le he descrito. Y cree haber escuchado de algún que otro guardia que se han reunido con el señor duVilage. Lo cual, queridísimo espadachín, nos plantea una pequeñísima duda. ¿Qué tenían estos hombres que ver con el señor duVilage? Y aun mejor: ¿Qué tiene que ver el señor duVilage con Vale y con Tulipán?
- ¿Y cómo diablos quieres que lo sepa?
- Pues precisamente por eso nos quedamos dos días.

2 comentarios:

Oda dijo...

Pronunciaciones variopintas:
Marcel duVilage: Marcél duvilách.
Josep: Yosép.
Aclaraciones:
Josep dice "amico" al Viajero. Significa "amigo" en italiano. Me he tomado esa licencia.
La historia vuelve a funcionar.

Doro dijo...

1.- Genial la descripción de esa tirada de "Conocimiento de bavard" del Viajero. z'D
2.- Y esos detalles del amanecer y ver como la ciudad se despierta que me recuerda a los veranos de antaño.
3.- "-Pues precisamente por eso nos quedamos dos días."
Amo a este personaje. jojojo
4.- Y si, vuelve a funcionar.